0

Por Javier Mosquera

Un sábado como hoy, pero hace 39 años atrás, el I Escuadrón Aeromóvil Dagger “Las Avutardas Salvajes”, desplegado en la BAM Río Gallegos se aprestaba para llevar adelante la primera misión de la Fuerza Aérea Argentina contra el enemigo. Este hecho histórico se ha convertido en el hito principal del Bautismo de Fuego de la fuerza. Durante ese día se llevaron a cabo numerosas misiones, algunas alcanzando el blanco, otras no y otras fueron canceladas en distintas etapas. A continuación, un breve resumen de los hechos más relevantes de esa jornada histórica.

En la madrugada del 01May, la primera tripulación – integrada por el Cap Carlos Moreno y el Ten Hector Volponi – recibió la información que indicaba que a las 04:30 hs deberían estar listos para una salida de cobertura aérea a un Lockheed SP-2H Neptune del Comando de Aviación Naval que despegaría a las 03:00 hs en misión de exploración. Sin embargo, la salida del Neptune fue cancelada, por lo cual ambos quedaron en alerta para la próxima salida.

A las 07:30 llegó la Orden Fragmentaria 1091 ordenando una misión de cobertura aérea sobre las Islas.
El Cap Moreno en el C-437 y el Ten Volponi con el C-430 despegaron a las 07:45 hs. con el indicativo “Toro” en configuración India (tres tanques de 1.300 lts), munición completa de cañones y dos misiles Shafrir II.
Con condiciones meteorológicas marginales y con peso excepcional de despegue, ambos Dagger se alejaron por el radial 062 hacia las Islas dando inicio a la primera misión de combate.
A las 8:25, estando a unos 100 kms de Puerto Argentino y a 28.000 pies de altura, el operador del radar les informó que en ese momento la BAM Malvinas estaba siendo atacada, y que una Patrulla Aérea de Combate (PAC) se encontraba en la zona, más al norte. Los pilotos argentinos pidieron ser vectoreados hacia la misma de frente, -ya que si bien el AIM-9L Sidewinder tiene capacidad de ser disparado desde esta posición, de esa forma es más fácil visualizarlo y así efectuar la maniobra evasiva correspondiente-, descendiendo hasta 20.000 pies mientras que los Sea Harrier orbitaban 2.000 pies más abajo. Estando a nueve millas de frente y una milla al costado eyectaron los tanques auxiliares de las alas, quedándose solamente con el central para aprovechar la totalidad del combustible, a la vez que le solicitaban al operador les vaya preguntando constantemente sobre la cantidad remanente del mismo, ya que focalizados en el combate, les era muy fácil a los pilotos no darse cuenta del momento en que indefectiblemente debían iniciar el regreso al continente, ante la falta de una pista alternativa para su recuperación.

En el momento en que el radar les informó que ambas formaciones se cruzaban, los Dagger viraron hacia los Sea Harrier eyectando el tanque central, siendo estos observados por los ingleses y lo que les llevó a creer que los mismos eran sendos misiles Shafrir disparados fuera de su envolvente.

Luego de una serie de cruces en que ninguna de las secciones llegó a verse dado a que se mantenían con una separación en altura de 2.000 pies, y habiendo visto Volponi pasar un misil entre él y su líder, los Dagger ya con 2.450 lts de combustible -el mínimo para iniciar el retorno al continente-, con postcombustión ganaron altura poniendo rumbo al continente.

Los Sea Harrier FRS.Mk.1 pertenecientes al 801 Sqn. de la Royal Navy, piloteados por el Lt Cdr. Robin Kent (ZA175/”004”) y el Lt. Brian Haigh (XZ498/”005”) hicieron lo propio y retornaron al portaaviones HMS “Invincible” (R05), aunque siempre negaron el haber disparado algún misil.

Finalmente, los “Toro” aterrizaron por instrumentos, dado a que continuaban las pésimas condiciones meteorológicas en Río Grande a las 09:45 hs, y de esta manera, le correspondía al I Escuadrón el honor de haber cumplido la primera misión de los Dagger y de la Fuerza Aérea Argentina en el conflicto.

Tras esta primera misión, se sucederían una serie de salidas – las primeras sin objetivos claros por el desconcierto y falta de información inicial –  pero las consecuentes comenzarían a a golpear al enemigo de manera clara, poniendo de manifiesto las capacidades de la Fuerza Aérea.

Por otra parte, la situación en las islas, la situación también era de gran tensión y ante la inminencia de un ataque enemigo, se decidió el despliego de los 11 IA-58 Pucara del Grupo 3 de ataque basados en el aeródromo de la BAM Cóndor, hacia el asentamiento de la Aviación Naval en Bahía Elefante.

Mientras se encontraban en dicha tarea, a las 8:33 hs, tres Sea Harrier pertenecientes al 800 Sqn. realizaron un ataque sobre la BAM Cóndor. Los aparatos del Lt. Cdr. Rod Fredericksen (ZA191) y Lt. Martin Hale (XZ460) efectuaron el lanzamiento de tres bombas de racimo Hunting BL755 (popularmente conocidas como Belugas, aunque las verdaderas “Belugas” son de origen francés) cada uno, mientras que el aparato del Lt. Andy McHarg (XZ457) lanzó tres bombas “duras” de 1000 libras.

En tanto pilotos y mecánicos procedían a alejarse lo más rápido posible de los aviones estacionados, una de las bombas de racimo impactó cerca del A-527 del Ten Jukic (“Tigre 4”), que se encontraba subiendo al avión para la puesta en marcha, rodeado del personal de tierra. El Pucará comenzó a incendiarse al tiempo que explotaba la munición, impidiendo cualquier intento por acercarse.

Dos mecánicos que se encontraban bajo el ala del A-527 salvaron de milagro sus vidas ya que el plano los protegió en parte de la lluvia de esquirlas provocada por la explosión de las bombas de racimo.

Sin embargo, no corrieron la misma suerte los armeros y mecánicos que se encontraban en las carpas de Primera Línea. Como resultado de la acción, perdieron la vida los armeros SA Mario Duarte, C1ro Luis Peralta y C1ro Andrés Brasich, los mecánicos C1ro José Maldonado y C1ro Agustín Montaño, el especialista en instrumental CP Juan Rodríguez y el C1ro Miguel Carrizo, especialista en Electrónica

Desde el continente, el II Escuadrón aeromóvil Dagger, bautizado “La Marinette” sería el encargado del primer ataque contra la flota enemiga, cuando a las 15:30, llegó la O.F. 1105 que ordenaba el ataque contra cuatro buques que navegaban 17 km, al norte de Puerto Argentino. Con el indicativo “Torno”, la escuadrilla estuvo integrada por el Cap Rubén Dimeglio (C-432), el Ten Gustavo Aguirre Faget (C-412) y el 1er Ten César Román (C-407) armados con dos bombas ExpAl BRP de 250 kgs con cola frenada, munición completa para los cañones de 30 mm y tres tanques suplementarios de 1.300 lts. Adicionalmente, la OF 1107, indicativo “Fortín”, contemplaba la cobertura aérea de los “Torno” con una sección de Dagger armados con Shafrir y al mando del Cap Guillermo Donadille (C-403) y el 1er Ten Jorge Senn (C-421) quienes despegaron junto a los Torno a las 15:55 hs.

Los “Torno” efectuaron una navegación en altura y en formación abierta, hasta que en un punto predeterminado iniciaron el descenso cerrando la formación, con un numeral a cada lado del líder. Bordeando por el norte primero a la Gran Malvina y luego la Soledad, divisaron a un helicóptero a su izquierda pero siguieron hasta la zona del blanco pero sin encontrar algún objetivo, por lo que prosiguieron hasta Puerto Argentino, en donde cerca de las 16:30 hs tomaron por sorpresa a una formación naval que cañoneaba las posiciones argentinas, integrada por dos fragatas Type 21 HMS (F174) “Alacrity” y HMS (F173) “Arrow” y el crucero ligero County Class HMS (D19) “Glamorgan”. Inmediatamente el Cap Dimeglio ordenó atacar al numeral dos al buque que se encontraba a la izquierda, al tres al que se encontraba a la derecha mientras que el atacaría a la del centro.

El “Glamorgan” recibió daños por las dos bombas de Aguirre Faget que impactaron por debajo de la línea de flotación, además de numerosos impactos de los cañones, mientras la “Arrow” fue alcanzada por once impactos de la munición de 30 mm, en tanto que la “Alacrity” fue alcanzada por los cañones del Cap Dimeglio. Inmediatamente las naves cesaron el cañoneo retirándose mar adentro, y según el personal que desde tierra presenció el ataque, el “Glamorgan” sufrió una explosión, por lo que se fue lanzando una densa columna de humo negro.

La O.F. 1109 ordenó una misión de cobertura aérea para los Mirage III EA del Grupo 8 de Caza, desplegados en la BAM Río Gallegos. En su segunda misión del día, la sección del Cap Gustavo García Cuerva en el I-015 y el 1er Ten Carlos Perona con el I-019 despegaron desde la BAM Río Gallegos cerca de las 16:00 con el indicativo “Dardo”, configurados con dos tanques de 1700 lts y dos misiles Matra 550 Magic I. Los Mirage fueron vectoreados contra un aparato enemigo que se desplazaba al N de Malvinas, y los M-III eyectaron los tanques subalares e iniciaron una maniobra de pinzas. El 1er Ten Perona, que había quedado con el tanque derecho sin desprender, hizo contacto visual y ambos aviones iniciaron una serie de tijeras en ascenso buscando la mejor posición para lanzar misil. Sin embargo, el controlador de Puerto Argentino no había identificado la presencia de un segundo Sea Harrier (XZ423, Fl. Lt. P. Barton) y éste lanzó un misil Sidewinder contra el avión de Perona, logrando un impacto que dañó seriamente el avión. A pesar de todo, el 1er Ten Perona pudo mantener el control del avión unos minutos, suficientes para eyectarse con seguridad sobre la Isla Borbón.

Mientras tanto, el Cap García Cuerva continuó en el combate a pesar de no tener combustible para el regreso al continente, hasta que los Sea Harrier abandonaron el contacto también por falta de combustible.

Habiendo superado el punto de retorno para el avión limpio, (“Mosca”), García Cuerva intentó aterrizar el I-015 en Puerto Argentino, a pesar de que la pista era marginal para la operación del M-III.

A pesar de darse el alto el fuego en el aeródromo, para permitir el aterrizaje, la tensión provocada por los primeros combates, surtió efecto sobre la artillería antiaérea del Ejército Argentino apostada en las afueras de la ciudad, que confundió al Mirage con un aparato enemigo y lo derribó con tiro de un batería Skyguard de 35 mm., provocando la muerte del piloto.

El intento por salvar un aparato valioso contrapuesto al nerviosismo y una falta de coordinación entre las fuerzas propias determinó la pérdida de un piloto experimentado y muy querido en la unidad.

Por otra parte, el 1er Ten Perona cayó en las inmediaciones de la Estación Aeronaval Calderón, en la Isla Borbón, sufriendo fractura de tobillo y un esguince. Tras aproximadamente una hora, fue recuperado por el Agusta A109 AE-337 perteneciente a la Compañía de Helicópteros de Ataque (Ca Helic Atq) del B Av Comb 601 de la Aviación de Ejército, al mando del Tte Enrique Riis y trasladado la Estación Aeronaval. Luego de las primeras atenciones, retornaría al continente al día siguiente.

La última salida de ese 01May para los Dagger del Grupo 6 de Caza, fue la O.F. 1113 con el indicativo “Rubio”, también en misión de cobertura aérea, fue prevista con el Cap Carlos Rohde y el 1er José Ten Ardiles en el C-433.

El avión del Jefe de Sección presentó fallas mecánicas, por lo que mientras infructuosamente intentaba cambiar de máquina, dado a que no había avión de reserva, el numeral proseguía con la secuencia de puesta en marcha. Sin embargo, el Jefe de Escuadrón intentó impedir la salida, ya que se había establecido que la mínima unidad de combate debería ser la sección, para proporcionar cierta posibilidad de combate frente al enemigo.

No obstante, Ardiles continuó con los procedimientos para el despegue, de acuerdo a las órdenes del Comando impartidas con anterioridad, partiendo en solitario a las 15:54 hs.

Una vez arribado a las islas, el radar de Malvinas lo guió a un eco, a unos 20.000 pies de altura, el que en un momento determinado se desdobló. Eran dos Sea Harrier provenientes desde el HMS (R12) “Hermes” que se acercaron en formación muy cerrada, hasta separarse para iniciar el ataque. Según lo declarado por los mismos británicos, el 1er Ten. Ardiles se trabó en combate y disparó un Shafrir contra el Lt. Martin Hale, quien metiéndose dentro de unas nubes logró desviarlo, mientras tanto Flt. Lt. Bertie Penfold a bordo del XZ455/”12” lanzaba un Sidewinder a unos 1.200 mts de distancia, el cual impactó directamente en el C-433. Ardiles no logró eyectarse, y sólo se encontraron algunas partes de su avión en la Isla Boungaiville, al oeste de la Isla Soledad.

Con una actividad incesante, la Orden Fragmentaria 1117 ordenó la partida de tres BAC B.62 Canberra pertenecientes al Grupo

2 de Bombardeo desde su base de despliegue en la Base Aereonaval Almirante Zar, en Trelew.
Los aviones al mando del Cap Alberto Baigorri/My Enrique Rodeyro (B-102), 1er Ten Mario Gonzalez/Ten Eduardo De Ibañez (B-110) y el Cap Eduardo Garcia Puebla/Ten Jorge Segat (B-104) despegaron a las 16:20 hs con objetivo Bahia Anunciación. Sin embargo, cuando se acercaban a su objetivo fuern interceptados por una PAC al mando del Lt Cdr Mike Broadwater a bordo del Sea Harrier ZA175 y el Lt Alan Curtiss con el XZ451. Si bien fueron vistos por la escuadrilla y tanto el Líder como el numeral 3 pudieron realizar maniobras evasivas y escapar de los misiles lanzados contra ellos, el Numeral 2 fue alcanzado en el motor derecho. Con el avión herido de muerte, ambos tripulantes se eyectaron exitosamente alrededor de las 17:04 hs pero jamás fueron encontrados.

Tras ese primer día, el resultado sombrío indicaba la pérdida de 14 hombres de los 55 pertenecientes a la Fuerza Aérea que dejarían su vida en defensa de la Islas pero demostraba las capacidades de la misma a pesar de la limitación de medios y tecnología frente a su enemigo.

El profesionalismo y valor demostrado no pasaría desapercibido y sería resaltado desde entonces por su oponente.

Leave a Reply

error: ¡El contenido está protegido por © copyright - Ley 11723! Si esta interesado en este material, por favor contacte al equipo de Avialatina.