0

El 18Ago20 la Fuerza Aérea Uruguaya inauguró el emplazamiento como monumento de una célula de un IA-58A Pucara en los jardines internos de la Brigada Aérea II Tte 2do Mario W. Parallada, ubicada en la localidad de Durazno, desde donde operaron los bimotores argentinos por más de 35 años años.

La ceremonia contó con la presencia del Coronel (Av) Carlos Morassi y del actual Comandante de la Brigada Aérea II, el Coronel (Av) Ruben Villagra, quienes formalizaron la inauguración del monumento y descubrieron la placa que recuerda los casi 36 años de servicio del avión, 23000 hs de vuelo registradas y la formación de 46 pilotos militares.

Como detalle adicional, en la base del mismo se instaló la placa de construcción del FAU-225, perdido trágicamente el 22Jul93 en el polígono de tiro “La Carolina”, mientras realizaba un turno de entrenamiento y con la lamentable pérdida de su tripulación, Tte. 1º (Av) Miguel Fodrini y el Tte 2º (Av) Mario Roldos.

Ubicado justo frente al hangar del Escuadrón Aéreo Nº 1 (Ataque), unidad que los operara hasta la desprogramación sucedida el 17Mar17, la máquina en cuestión representa al FAU 221, que fuera incorporado al servicio el 15May81 y llegara a tierras orientales el 02Jun81, luego de participar junto al FAU 220 en la formación de los primeros pilotos uruguayos.

Sin embargo, no se trata del “221” real, sino de una de las células pertenecientes a la Fuerza Aérea Colombiana y que fueran recibidas por su par Uruguaya a mediados de 2008, en el marco de un intercambio tendiente a incrementar las capacidades de su unidad de ataque.

Concretamente se trata del FAC-2201 (ex FAA A-580) que fuera donado a Colombia por Argentina durante el Gobierno del Dr. Carlos Menem el 19Dic89 y que viera una corta vida operativa con dicha fuerza, mezcla de una pobre respuesta de la FMA a las necesidades de mantenimiento y las propias prioridades de la FAC. En efecto y luego de innumerables problemas para mantenerlos en servicio, se decidió la baja en 1998 y desde entonces, los tres IA-58 comenzaron un progresivo deterioro y a pesar de algunos intentos de la propia Fuerza Aérea Argentina por recuperar los aparatos nada sucedió hasta el mencionado acuerdo con la FAU.

Como dato curioso y a pesar que en la documentación oficial figura el A-576 como transferido a la Fuerza Aérea Colombiana, lo cierto es que la FAA finalmente decidió enviar el A-580, que había sufrido un accidente con el 32% de daños en 1985 y mantener el A-576 en dotación del Grupo 3 de Ataque, para lo cual se dispuso el enroque de ambas matrículas. Más allá de la documentación que certifica dicho cambio, en las entrañas del FAC-2201 permanecen los trazos de su antigua identidad, como el tanque de combustible cuya fotografía se adjunta en esta nota.

En cuanto al FAU 221 original, el mismo fue dado de baja luego de haber realizado su último vuelo el 27Ago98 al mando del My (Av) Sergio González y el Cap (Met) A. Machado, habiendo registrado un total de 2407:55 hs de vuelo. Para ese entonces, la FAU había recibido la célula del A-605 sin completar y partes del 221 sirvieron para poner en servicio la nueva máquina, que inicialmente tomó la identidad de éste, siendo rápidamente rematriculado como FAU 227.

Al menos hasta 2000, el fuselaje canibalizado del 221 permanecía en las instalaciones del E.A.1 (Atq) hasta que luego de un intento por convertirlo en simulador y otros fallidos, terminó en el cementerio ubicado a un costado del servicio contra incendios de la B.A. II.

Agradecemos muy especialmente a Roberto Moreno y a todo el personal del Escuadrón Aéreo No 1. por su colaboración y las fotografías.

error: ¡El contenido está protegido!